Protocolo Covid-19

5 hábitos diarios que estropean los dientes de los niños

Los niños, durante sus primeros años de desarrollo, adoptan hábitos que determinarán a futuro el éxito en su desarrollo físico y mental.

Al igual que como sociedad tenemos muy interiorizada la importancia de guiar a los más pequeños de la casa sobre su desarrollo intelectual, a la hora de enseñar a los niños los hábitos básicos que se realizan de forma automática sobre el cuidado del propio cuerpo se establece con generalidad otra realidad muy distinta: comúnmente se da por hecho que el niño no necesita una educación guiada sobre los malos hábitos que debe evitar o eliminar de su día a día.

Como expertos en odontopediatría en Valencia, en muchas ocasiones recibimos padres y madres que desconocen los riesgos que corre la salud dental de su pequeño por malos hábitos que el niño ha aprendido o imitado de otros niños y adultos.

En este artículo te contamos cuáles son los malos hábitos más comunes en niños que pueden estropear sus dientes y encías.

5 malos hábitos que estropean los dientes de los niños

Dependiendo de la edad del peque de la casa, es posible que ya haya desarrollado un mal hábito o corra el riesgo de desarrollarlo. Para poder detectar a tiempo que el niño realiza prácticas que estropean su boca, se debe observar si adopta alguno de estos hábitos:

  1. Beber zumo de fruta natural o jugo artificial con una frecuencia muy alta. Si el niño acompaña sus almuerzos y meriendas con zumos es muy probable que desarrolle afecciones de tipo cariogénico, ya que este tipo de bebidas contiene ácidos y altos niveles de azúcar. Los más pequeños de la casa deben habituarse a beber siempre agua con sus comidas principales y dejar los zumos y bebidas carbonatadas para eventos especiales.
  2. No dejes que mastique hielo o caramelos demasiado duros. Los dientes de leche pueden no resistir la carga que supone partir un caramelo o hielo. Si un niño realiza comúnmente esta masticación es posible que se produzcan grietas, traumatismos o impactos a nivel interno que afecten al conjunto oral de la boca del niño.
  3. ¿Tu hijo usa chupete y tiene más de 2-3 años? La edad ideal para retirar el chupete es a los 2-3 años. Los niños que siguen succionando un chupete o su propio dedo pulgar tras esa edad tienen probabilidades altas de sufrir alteraciones en el desarrollo de su mordida (maloclusiones) y paladar.
  4. Onicofagia: morderse las uñas es muy peligroso para la salud bucodental. La onicofagia (hábito de morderse las uñas) provoca grandes estragos en los dientes y encías de los niños. La entrada de bacterias se produce al contacto del dedo con la boca y desencadena una descompensación en la microbiota oral. La aparición de infecciones en dientes y encías puede provocar la inestabilidad de piezas o daños a nivel interno. Además, las uñas cuentan con una dureza que puede llegar a provocar fisuras, grietas o astillas en el esmalte de los dientes.
Llámanos
Contacta por Whatsapp